Los cinco mandamientos del estudiante virtual

La educación a distancia es una herramienta cada vez más importante y utilizada en el mundo, pero requiere más que una conexión a Internet...

Educación a Distancia, e-Learning, educación virtual o en línea. Este fenómeno propio del siglo XXI puede tener distintos nombres, pero un solo objetivo: aprovechar las tecnologías digitales existentes para contribuir al aprendizaje de los alumnos sin importar su localización en el planeta.

Es una herramienta cada vez más importante, aunque los retos son grandes para las personas que escogen esta modalidad virtual para formarse. Además de una computadora con acceso a Internet, se requieren otras habilidades relacionadas con nuestra capacidad de organización, interés, constancia y disciplina.

La revista de Educación y Cultura, AZ, evalúa los cinco mandamientos del estudiante virtual y sus características.

Compromiso: Es importante que el estudiante adquiera el compromiso de emprender su formación a distancia, que comprenda la metodología y la aplique en su proceso de educación. Su compromiso estará ligado con la entrega de tareas, el desarrollo de las actividades y la honestidad en el material que desarrolle.

Administración del tiempo: El estudiante debe organizar su tiempo para cumplir con las actividades de la metodología del curso. Debe tomar en cuenta que una de las ventajas de esta modalidad es el uso eficiente del tiempo, que le permite formarse desde cualquier parte del mundo. Para ello sólo necesita un horario bien organizado para lograrlo.

Disciplina: Los buenos hábitos de estudio están ligados con el éxito de la educación a distancia. Cada disciplina tiene un objetivo y recompensa: el estudiante debe comprender que la culminación de una carrera o un curso a distancia será un logro personal y profesional.

Buenas prácticas: El e-Learning es una modalidad que le ha dado al estudiante mucha autonomía, libertad y retos. El estudiante debe reflexionar acerca de las buenas y malas prácticas en su proceso de aprendizaje para aprovechar al máximo sus recursos y no caer en los malos hábitos de estudio.

Reflexionar y producir: La educación a distancia hace uso de servicios y herramientas tecnológicas como medio, pero son los usuarios/estudiantes quienes deben consumir, procesar y producir los aprendizajes de formas alternativas.

Fuente: AZ